¡Crisis!

Un mensaje para reflexionar

Crisis en los tiempos que vivimos

 

El Diccionario de la Real Académica Española la define como “Alteración importante en el desarrollo del orden físico, histórico o espiritual”
Es un deber dar a conocer la palabra que recibimos de Dios a todos los que están padeciendo por este desorden social y económico.
Pero, para aquellos que están en autoridad, cuya responsabilidad se les imputa esta crisis, es una severa advertencia destinada a corregir rápidamente tanto las leyes como sus actitudes.

Es verdad que también es una alteración en el orden histórico.

imperios pasadosHan quedado en el recuerdo los Grandes Imperios que por su erróneo comportamiento vieron cuán engañador  fue apoyarse en la esperanza de su poder y la riqueza.

Y también es cierto que el origen de la  crisis es espiritual.

Por lo tanto esta es la palabra de verdad.
La puede aceptar o no. Pero el futuro lo ratificará. Y si analiza los diferentes hechos históricos que nos precedieron, lo comprobará, y surgirá inmediatamente la pregunta ¿Dónde están los Grandes Imperios, como el Babilónico, Persa, Griego, Egipcio, Romano, etc.?
Sólo hay una razón común a la desaparición de todos ellos. Pudieron conocer que Dios es el Creador de todo lo que existe, y el Regidor de su sus propias Leyes para un perfecto orden en el desarrollo.  Pero no lo aceptaron.  
Aún el propio pueblo judío, que en muchas oportunidades dio ejemplo de obediencia y consecuente progreso, dejó infiltrar las costumbres idólatras y paganas de sus países vecinos, y cayó bajo el sometimiento y esclavitud de los enemigos de Dios.
Está dicho por sus profetas, que Dios mismo utilizó a esos enemigos para disciplinar a su propio pueblo, por sus desvíos y desobediencias, esperando que volvieran a Él.  La historia confirma que con reyes sometidos a la voluntad de Dios, el pueblo progresaba, y tenía paz.


Véanse los reinados de David, Asa, Josafat, Joás, Jotam, Ezequías y Josías; fueron grandes hombres espirituales, aún a pesar de sus defectos.
Pero muchos reyes no vivieron en el nivel de justicia correcto, sino que descendieron a pecados graves de idolatría, que causaron juicio de parte de Dios y su fin fue el cautiverio.
Los buenos ejemplos los tenemos en hombres como Daniel, quien se mantuvo fiel a la voluntad de Dios, fue llevado al cargo más alto siendo cautivo en Babilonia, y luego  con el emperador Persa.
José, hijo de Jacob, vendido como esclavo y encarcelado en Egipto, llegó a tener el cargo más alto después del Emperador, sin descuidar en nada su fidelidad a los mandatos de Dios.

gobernantes en el parlamentoSi los gobernantes cumplen su mandato para cumplir el  compromiso adquirido con sus votantes y no tienen en cuenta la verdadera justicia, no sólo que caen en infortunio, sino que el pueblo mismo al que gobiernan lo arrastran a la pobreza, el desorden, la inmoralidad y lo que es peor a la condenación.
Mientras los países impongan leyes contrarias a la voluntad de Dios que atentan contra la moral y las sanas costumbres de las familias;  mientras sustituyan la vida cristiana por tradiciones  religiosas basadas   en la idolatría  despreciando  el señorío de Cristo estaremos propensos a caer en CRISIS.

Los que seguimos fieles a los mandamiento espirituales que Jesucristo dispuso para su reino, podemos confiar en el precioso texto del Salmo 23.


| Escríbenos | Categoria: Actualidad | Capítulos de este tema: 2 | Ir al siguiente tema »