La transformación de nuestro carácter

El Fruto del Espíritu Santo - La Bondad

Introducción

Nace de un corazón generoso que está dispuesto a dar sin recibir. Es alguien que se ha olvidado de sí mismo para servir a los demás.
Piensa en las necesidades de los demás (no es un egocéntrico).
Bondad viene de dadivoso, bueno, puro, recto, correcto, honorable.


¿Qué diferencia hay entre bondad y benignidad?:dar sin recibir

Benignidad es hacer lo bueno. Bondad es hacer lo bueno pero con amor.
Brota de una actitud interna del corazón. Es la exteriorización de un corazón benigno, un espíritu benigno.
Así es el que tiene el fruto de la bondad. El corazón de Dios se alegra cuando le pedimos en lo más profundo de nuestro ser, que deseamos ser llenos de su bondad.
Para vivir una vida llena de su bondad, sigamos los pasos que nos marcó en los dos primeros mandamientos:

  • Amar a Dios.
  • Amar a mi prójimo.
  • Amarme a mí mismo.


Estas son las prioridades de Dios.
Hay una batalla entre mi voluntad y hacer la Voluntad de Dios.
Cada día uno decide andar en el Espíritu o andar en la carne.
Si comienzo el día tomado de su Mano y nutrido de su Palabra, sus pensamientos serán mis pensamientos. Él vivirá a través mío.
Satanás nos presiona para que no hagamos lo bueno. Llevemos nuestros pensamientos cautivos a la obediencia a Cristo.
Aquellos que tienen tendencia a la melancolía o depresión (por la complacencia que tienen hacia ellos mismos), les haría bien ponerse en servicio activo para Cristo. El servicio es una actitud sanadora frente a la vida.


¿Cómo es la persona que tiene el fruto de la bondad?

  • Tiene una conciencia limpia.
  • Tiene el gozo interior.
  • Es confiable.
  • Se refleja en su rostro.
  • Su personalidad es cautiva.

¿Quiere madurar su fruto de bondad?

  • ¿Tiene Ud. bondad y amor de Dios para su familia?.
  • ¿Qué es lo que sus hijos recordarán en su niñez acerca de lo que aprendieron de sus padres?
  • Pídale a Dios que lo llene de su bondad. Si ha recibido al Espíritu Santo, su poder sobrenatural obrará en usted si está dispuesto y si se lo permite.
  • Afirme y profundice su relación con Dios en la oración.
  • Permita que Dios ame a través de usted.
  • Renueve su mente y corazón con la Palabra de Dios, confíe y obedezca.

frutos madurosVeamos algunos ejemplos:

Jesús: “Al que no conoció pecado por nosotros lo hizo pecado para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en Él” (2 Corintios 5:21).

Felipe: “Porque era varón bueno y lleno del Espíritu Santo y fe".
Felipe era de los que servían a las mesas, pero era un hombre sensible a la voz del Espíritu. Le era lo mismo servir a las mesas, predicar frente a una multitud o detenerse por un solo hombre por amor y servicio a Dios, lo cuál lo llevo a dar a conocer el evangelio y así redimir un alma para Cristo (Hechos 11:24).

Febe: Era diaconisa, fue portadora de la carta de Pablo a los Romanos. Se dice de ella que era trabajadora, siempre dispuesta a ayudar a alguien. Era confiable. Lo mismo se dice de Priscila y Aquila (Romanos 16:1-4).

José: Sus hermanos tenían culpa por lo que le habían hecho a su hermano, pero José sólo buscó hacerles bien haciéndolo objeto de su bondad y bendición.
Sus hermanos juzgaron mal a José porque tenían una imagen equivocada sobre él. A veces nos sucede lo mismo con Dios.

Si recibimos la bondad de Dios para con nosotros, ¿no haremos lo mismo con los demás?


| Escríbenos | Categoria: La Transformación de Nuestro Carácter | Capítulo nº: 10 | Ir al siguiente tema »

| Abreviaturas de las diferentes Biblias utilizadas:

BAD, Biblia al Día;
BDLA, Biblia de las Américas;
DHH, Dios Habla Hoy;
NVI, Nueva Versión Internacional;
RVR60, Reina Valera 1960;
BLS
, Biblia en Lenguaje Sencillo y
PAR, Paráfrasis de diferentes versiones bíblicas.|


Pasajes bíblicos citados (NVI)

Hechos 11:24
24
pues era un hombre bueno, lleno del Espíritu Santo y de fe. Un gran número de personas aceptó al Señor.

Romanos 16:1-4 
1
Les recomiendo a nuestra hermana Febe, diaconisa de la iglesia de Cencreas.
2 Les pido que la reciban dignamente en el Señor, como conviene hacerlo entre hermanos en la fe; préstenle toda la ayuda que necesite, porque ella ha ayudado a muchas personas, entre las que me cuento yo.
3 Saluden a Priscila y a Aquila, mis compañeros de trabajo en Cristo Jesús.
4 Por salvarme la vida, ellos arriesgaron la suya. Tanto yo como todas las iglesias de los gentiles les estamos agradecidos.