Los Jóvenes y el noviazgo

El sello sexual es para el matrimonio

Dios nos ha dado un regalo maravilloso !!Introducción

 

Dios creó el sexo y ordenó todo lo relativo a él. Los deseos e impulsos sexuales son creados por Dios.

Guarda eso en tu mente: EL SEXO FUE CREADO POR DIOS.

Génesis 1:27 dice: “varón y hembra los creó” y Génesis 1:31 dice: “Y vio Dios todo lo que había hecho, y he aquí era bueno en gran manera”.

EL SEXO ES UN REGALO DE DIOS, no es tu enemigo, sino un aliado del ser humano.
Si esto lo entendemos así, al ser Dios el creador del sexo, por consecuencia, esto no es pecaminoso, ni sucio, ni repugnante, porque es dado por Dios, siempre que sea utilizado dentro de su plan.


¿Cuál es el plan de Dios?

 

“Honroso sea en todos el matrimonio y el lecho sin mancilla; pero a los fornicarios y a los adúlteros los juzgará Dios”
(Hebreos 13:4)

¡¡¡Sí!!! Dios lo regaló para que seamos felices y lo disfrutemos, exclusivamente dentro del matrimonio. El sexo es el “cemento” que liga al hombre y la mujer en el matrimonio haciéndolos “una sola carne”.

 

El sexo nos fue dado por dos razones físicas principales:

  • Como fuente de profundo placer espiritual y físico entre el marido y la mujer

(Mateo 19:4-6Génesis 2:24-25; 24:67;   Eclesiastés 9:9;   1º Corintios 7:2-5).

Esta unidad en la relación sexual provee al hombre el gozo más perdurable y la máxima plenitud que puedan llegar a conocer.

¡¡Es por eso que el acto sexual en el momento oportuno, con la persona adecuada, en la relación correcta; es tan increíblemente
perfecto!!

 

  • Para preservar la raza trayendo hijos al mundo (Salmo 127:3-5).El matrimonio queda sellado en la relación sexual

El casamiento queda sellado en la relación sexual, sagrada y maravillosa como es. Por esa razón el sexo fuera del matrimonio es una incongruencia, algo que carece de significado y se convierte en degradante. La unión sexual es expresión y símbolo del
misterio de la unidad de dos personas al más íntimo nivel. Esa unión multifacética sólo se da en el matrimonio cristiano, donde el acto matrimonial sella de manera vívida y profunda la unión que Dios crea en la pareja.
Creo que, aunque abiertamente lo nieguen, muchos de los que sostienen relaciones sexuales fuera del matrimonio se sienten culpables, manchados e insatisfechos porque están negando una unión que debe producirse a todo nivel.

“Y los dos serán una sola carne,” dijo Dios. ¡Qué frase tan cargada de significación!

Sabemos que todo juego fútbol, tenis, etc. tiene sus reglas. Sin esas reglas de conducta no habría deportes. Sin estas disciplinas los deportes serían un “hago-lo-que-quiero”.
Aún los juegos más simples de pasatiempo o entretenimientos tienen sus reglas.



Y cuando se trata de sexo

 

Dios ha puesto sus reglas. Él ha establecido que la relación sexual está limitada al esposo y a la esposa exclusivamente.Dios ha puesto sus reglas. Él ha establecido que la relación sexual esté limitada al esposo y a la esposa exclusivamente. Bajo ninguna circunstancia la escritura concede la unión física de dos personas fuera de los lazos del matrimonio.

En esta época de degradación moral y tolerancia del pecado, es bueno recordar que la Palabra de Dios expresa y prohíbe tácitamente la relación sexual antes del matrimonio.

En 1º Corintios  6:18-19 dice: “Huid de la fornicación. Cualquier otro pecado que el hombre cometa, está fuera del cuerpo; mas el que fornica, contra su propio cuerpo peca. ¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros?”.

Hay una forma correcta de tener dinero: ganarlo. La forma incorrecta es robarlo.
Hay un medio seguro de amar y ser amado: “el matrimonio”. Cualquier otra forma es pecado.



¿Cuáles son las consecuencias de salirse de los límites sexuales?

 

Preguntemos al rey David. En el Salmo 38, él describe los efectos de su propio pecado - posiblemente el adulterio con Betsabé. David experimentó:

1.   la agonía de la disciplina espiritual (v. 1-2),
2.   el tormento físico (v. 3-10),
3.   el aislamiento social (v. 11-16) y
4.   la ansiedad emocional (v. 17-22).

¡Qué precio tan alto por un momento de pasión descontrolada!
La medida divina de la pureza en las relaciones interpersonales, lejos está de ser anticuada, aun cuando vaya contra la corriente de pensamiento de nuestro mundo “civilizado”.No permitas libertades en tu noviazgo que más tarde te arrepentirás


Dios exhorta:

“Por eso les digo que huyan de los pecados sexuales. Ningún otro tipo de pecado afecta al cuerpo como éste. Cuando uno comete este pecado, peca contra su propio cuerpo. ¿No saben que el cuerpo del cristiano es templo del Espíritu Santo que Dios le dio, y que el Espíritu Santo lo habita? El cuerpo no es nuestro, porque Dios nos compró a gran precio. Dediquemos íntegramente el cuerpo y el espíritu a glorificar a Dios, porque a Él pertenecen  (1º Corintios  6:18-20).


No permitas libertades en tu noviazgo, libertades de las que más tarde te arrepentirás.
El Dios de amor te dice “Consérvate puro” (1º Timoteo  5:22). Puro de pensamiento y de conducta. Eso te hará feliz.
Recordemos una vez más las palabras del Señor Jesús en el Sermón del Monte:

“¡Dichosos los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios!”.

Desarrolla convicciones bíblicas en tus relaciones con personas del otro sexo. Sólo entonces podrás disfrutar de la satisfacción que proviene de una relación centrada en Cristo, y mantenida dentro de sus sabios límites de amor.



¿Cuáles son los límites y las causas que nos llevan a la caída?

 

¿Dónde está tu límite?Hay ciertas restricciones que son imprescindibles para que el noviazgo conduzca a un matrimonio feliz. Dichas limitaciones son mayormente de orden sexual.

En Gálatas 6:7 dice que nadie que desobedezca a Dios quedará impune sino que recogerá lo mismo que sembró. Son palabras fuertes pero a la vez medicina saludable.

Vivimos en un mundo corrompido, lleno de tristeza, amargura, desavenencia y toda clase de males. La Biblia diagnostica que la enfermedad es el pecado, un cáncer espiritual que nos ha infectado a todos. Por ello ese cáncer debe ser tenido en cuenta durante el noviazgo.
Hay jóvenes que se fastidian y algunos se enojan mucho cuando sus padres, por protección y amor, les imponen ciertas restricciones en el noviazgo.
Cuando dichos límites son normales y razonables, sin duda son para nuestro bien. Hay limitaciones dictadas por Dios, la lógica y la honradez, y conviene que nos atengamos a ellas.

Un joven le dijo a su padre:

- Pero papá, ¿es que no me tienes confianza?
- Hijo - contestó el padre -, te tengo tanta confianza como a mí mismo. ¿Cómo quieres que te deje correr el riesgo de caer en una tentación, sabiendo que si yo estuviera en tu lugar correría el mismo riesgo?

Ese era el amor de un padre honrado que conocía la debilidad del ser humano y levantaba barreras para frenar pasiones, tal como Dios lo deseaba.

“Todo lo verdadero... honesto... puro... en esto pensad” (Filipenses 4:8).

Se dice que la mente desocupada es taller del diablo.

Si no nos ocupamos de las cosas espirituales y buenas, el enemigo nos llenará con pensamientos malsanos.


PDFDescargar en pdf | Escríbenos | Categoría: Los Jóvenes y el noviazgo | Capítulo nº:5 | Ir al siguiente tema »

| Abreviaturas de las diferentes Biblias utilizadas:

BAD, Biblia al Día;
BDLA, Biblia de las Américas;
DHH, Dios Habla Hoy;
NVI, Nueva Versión Internacional;
RVR60, Reina Valera 1960;
BLS
, Biblia en Lenguaje Sencillo y
PAR, Paráfrasis de diferentes versiones bíblicas.|

Estudio realizado por la Iglesia "Rey de Reyes" de Argentina.



Citas Bíblicas (RVR60)

 

Mateo 19:4-6
4
Él, respondiendo, les dijo: ¿No habéis leído que el que los hizo al principio, varón y hembra los hizo,
5 y dijo: Por esto el hombre dejará padre y madre, y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne?
6 Así que no son ya más dos, sino una sola carne; por tanto, lo que Dios juntó, no lo separe el hombre.

Génesis 2:24-25
24
Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne.
25
Y estaban ambos desnudos, Adán y su mujer, y no se avergonzaban.

Génesis 24:67
67
Y la trajo Isaac a la tienda de su madre Sara, y tomó a Rebeca por mujer, y la amó; y se consoló Isaac después de la muerte de su madre.

Eclesiastés 9:9
9
Goza de la vida con la mujer que amas, todos los días de la vida de tu vanidad que te son dados debajo del sol, todos los días de tu vanidad; porque esta es tu parte en la vida, y en tu trabajo con que te afanas debajo del sol.

1º Corintios 7:2-5
2
pero a causa de las fornicaciones, cada uno tenga su propia mujer, y cada una tenga su propio marido.
3
El marido cumpla con la mujer el deber conyugal, y asimismo la mujer con el marido.
4 La mujer no tiene potestad sobre su propio cuerpo, sino el marido; ni tampoco tiene el marido potestad sobre su propio cuerpo, sino la mujer.
5 No os neguéis el uno al otro, a no ser por algún tiempo de mutuo consentimiento, para ocuparos sosegadamente en la oración; y volved a juntaros en uno, para que no os tiente Satanás a causa de vuestra incontinencia.

Salmo 127:3-5
  3
He aquí, herencia de Jehová son los hijos;
    Cosa de estima el fruto del vientre.
   
  4
Como saetas en mano del valiente,
    Así son los hijos habidos en la juventud.    

  5
Bienaventurado el hombre que llenó su aljaba de ellos;
    No será avergonzado
    Cuando hablare con los enemigos en la puerta.

Salmo 38 
1
Jehová, no me reprendas en tu furor, Ni me castigues en tu ira.  
2 Porque tus saetas cayeron sobre mí, Y sobre mí ha descendido tu mano.
3
Nada hay sano en mi carne, a causa de tu ira; Ni hay paz en mis huesos, a causa de mi pecado.
4
Porque mis iniquidades se han agravado sobre mi cabeza; Como carga pesada se han agravado sobre mí.
5
Hieden y supuran mis llagas, A causa de mi locura.
6
Estoy encorvado, estoy humillado en gran manera, Ando enlutado todo el día.
7
Porque mis lomos están llenos de ardor, Y nada hay sano en mi carne.
8
Estoy debilitado y molido en gran manera; Gimo a causa de la conmoción de mi corazón.
9
Señor, delante de ti están todos mis deseos, Y mi suspiro no te es oculto.
10
Mi corazón está acongojado, me ha dejado mi vigor, Y aun la luz de mis ojos me falta ya.
11
Mis amigos y mis compañeros se mantienen lejos de mi plaga, Y mis cercanos se han alejado.
12
Los que buscan mi vida arman lazos, Y los que procuran mi mal hablan iniquidades, Y meditan fraudes todo el día.
13
Mas yo, como si fuera sordo, no oigo; Y soy como mudo que no abre la boca.
14
Soy, pues, como un hombre que no oye, Y en cuya boca no hay reprensiones.
15
Porque en ti, oh Jehová, he esperado; Tú responderás, Jehová Dios mío.
16
Dije: No se alegren de mí; Cuando mi pie resbale, no se engrandezcan sobre mí.
17
Pero yo estoy a punto de caer, Y mi dolor está delante de mí continuamente.
18
Por tanto, confesaré mi maldad, Y me contristaré por mi pecado.
19
Porque mis enemigos están vivos y fuertes, Y se han aumentado los que me aborrecen sin causa.
20
Los que pagan mal por bien Me son contrarios, por seguir yo lo bueno.
21
No me desampares, oh Jehová; Dios mío, no te alejes de mí.
22
Apresúrate a ayudarme, Oh Señor, mi salvación.

1º Timoteo  5:22
22
No impongas con ligereza las manos a ninguno, ni participes en pecados ajenos. Consérvate puro.

Gálatas 6:7
7
No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará.