La regla de oro

2da. Semana de Agosto de 2008

 

MATEO 7:1-12

El juzgar a los demás

1 No juzguéis, para que no seáis juzgados.
2 Porque con el juicio con que juzgáis, seréis juzgados, y con la medida con que medís, os será medido.
3 ¿Y por qué miras la paja que está en el ojo de tu hermano, y no echas de ver la viga que está en tu propio ojo?
4 ¿O cómo dirás a tu hermano: Déjame sacar la paja de tu ojo, y he aquí la viga en el ojo tuyo?
5 !!Hipócrita! saca primero la viga de tu propio ojo, y entonces verás bien para sacar la paja del ojo de tu hermano.
6 No deis lo santo a los perros, ni echéis vuestras perlas delante de los cerdos, no sea que las pisoteen, y se vuelvan y os despedacen.

La oración, y la regla de oro

7 Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá.
8 Porque todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá.
9 ¿Qué hombre hay de vosotros, que si su hijo le pide pan, le dará una piedra?
10 ¿O si le pide un pescado, le dará una serpiente?
11 Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre que está en los cielos dará buenas cosas a los que le pidan?
12 Así que, todas las cosas que queráis que los hombres hagan con vosotros, así también haced vosotros con ellos; porque esto es la ley y los profetas.


En estos pasajes tenemos dos grandes lecciones. La primera tiene que ver con nuestra autenticidad delante de Dios y de los hombres, con respecto a no levantar juicio en contra del prójimo. Una de las declaraciones más intensas que Jesús hizo en su vida ha quedado grabada en el lenguaje popular: "No mires la paja que está en el ojo ajeno, sino ve la viga que está en tu propio ojo" es una manera decir que la falta de tu hermano, a quien juzgas, no es tan grave como parece o al menos comparada con la de uno mismo.

Primero debemos sanar nuestro corazónJesús dominaba muy bien las figuras literarias, para ser más sencillo y explicito. ¡Imagínese!, con ese ejemplo le quedó claro a todo el mundo que nadie debe juzgar a otro. Pero Jesús, fue un paso más allá y calificó de hipócritas a quienes lo eran. No podemos perder de vista la salida que se nos da, primero debemos sanar nuestro corazón (la viga de nuestros ojos) para poder ver bien y así luego sacar la paja del ojo del hermano, sin juzgar.

La segunda lección tiene que ver con la regla de oro en nuestro comportamiento. Al leer el pasaje generalmente nos concentramos en el pedid, buscad, llamad, pero es bueno saber que si hacemos cada una de estas cosas, obtendremos lo que pedimos, pues nos son dadas de la misma manera como un padre aque aún siendo malo sabe dar buenos regalos a sus hijos. ¡Cuánto más nuestro Padre celestial!

Sin embargo perdemos de vista el verso 12, que explica el para qué todo lo anterior. "Así que", significa que lo que sigue es la conclusión de lo anterior. Y ¿qué es lo que sigue?, "como deseamos que se nos trate, debemos tratar a otros".
Esta es la regla de oro para el trato entre seres humanos, se aplica en el amor, se aplica en los negocios, en la ética e integridad personales.

Esta regla debe regir nuestra conducta hacia los demás. La frase "porque esta es la ley y los profetas", que aparece en el verso 12, nos está diciendo que todo lo que la ley demanda y los profetas enseñaron, se resume en la regla de oro, dicho de otro modo "por favor trate a otros como usted desea ser tratado".

Recomendaciones prácticas

¿Ha sentido alguna vez deseos de pedir, buscar o llamar por algo que sólo tiene que ver con usted y no con su prójimo? No se trata de pedir por pedir, sino de pedir por algo que beneficie también a otros. Imitemos a Jesús y hagamos lo que Él hizo.

Ore por:

  • Que usted, cada vez más, tenga un corazón desprendido.
  • La iglesia, para que sea el lugar en donde aprendamos el mejor trato del mundo.
  • Que cesen las discriminaciones de cualquier tipo en nuestro país.

| Escríbenos | Categoría: Meditación de la Semana | Meditación nº: 7 | Ir al siguiente tema »


Si deseas recibir por correo electrónico las meditaciones semanales suscríbete introduciendo tu email en este sencillo formulario:

Delivered by FeedBurner