Orar y no desmayar.

Manantiales en el desierto.

 

LUCAS 18:1

Jesús les contó una historia a sus discípulos, para enseñarles que debían orar siempre y sin desanimarse. TLA

Orar y no desmayarObserva a la hormiga.
Tammerlane acostumbra contar a sus amigos una anécdota de su juventud. "Una ves", dijo, "me vi obligado por mis enemigos a guarnecerme en un edificio arruinado, donde permanecí sentado durante muchas horas. Deseando desviar mi mente de mi condición desesperada, fijé mi vista en una hormiga que intentaba subir por una pared llevando un grano de trigo mayor que ella. Observé los esfuerzos que realizó para conseguir lo que deseaba. El grano cayó a tierra sesenta y nueve veces; pero el insecto perseveró y por fin a la setenta vez pudo llegar a lo alto.
Esto me alentó grandemente en aquellos momentos y jamás he olvidado la lección.
La persona que piense que las oraciones pasadas no han sido contestadas y permite que este pensamiento le cause languidez en su actitud de oración, deja de hacer la oración, deja de hacer la oración de fé. Para la oración de fé, el hecho de que ciertas oraciones queden sin contestar, es una evidencia de que el momento de la respuesta está mucho más cerca. Desde el principio hasta el fin, todos los ejemplos y lecciones de nuestro Señor nos dicen que la persona que no puede perseverar y hacer su petición con insistencia y renovarla una y otra vez, y ganar fuerza en las súplicas anteriores, no es la persona que ha de prevalecer y vencer en medio de la oración.
El gran músico Rubén Stein dijo en una ocasión: "si dejo de practicar un día lo noto, si dos días, lo notan mis amigos; si dejo de practicar tres días lo nota el público". Es un dicho antiguo el que dice que " la perfección se obtiene con la práctica".
Debemos continuar creyendo, continuar haciendo Su voluntad. Supón que en cualquier arte uno dejase de practicar, todos sabemos cual sería el resultado. SI utilizásemos el mismo sentido común en nuestra oración que usamos en nuestros quehaceres cotidianos nos dirigiríamos hacia la perfección.
El lema de David Livingstonse encuentra en las siguientes palabras: "me propuse no parar jamás hasta llegar al final y haber terminado mi cometido". El triunfo por su inquebrantable perseverancia y fé en Dios.

| Abreviaturas de las diferentes Biblias utilizadas:

BAD, Biblia al Día;
BDLA, Biblia de las Américas;
DHH, Dios Habla Hoy;
NVI, Nueva Versión Internacional;
RVR60, Reina Valera 1960;
BLS
, Biblia en Lenguaje Sencillo;
PAR, Paráfrasis de diferentes versiones bíblicas;
TLA, Traducción en lenguaje actual. |


 Rss | Escríbenos | Categoría: Meditación de la Semana | Meditación nº: 107 |

Añadir a Mi Yahoo!Agregar a Google ReaderAgregar a netvibesSuscribirse a Bloglines

Si deseas recibir por correo electrónico las meditaciones semanales, solo tienes que introducir tu email en el siguiente recuadro:

Delivered by FeedBurner