Toma posesión.

Manantiales en el desierto.

 

DEUTERONOMIO 2:31

Y me dijo Jehová: He aquí yo he comenzado a entregar delante de ti a Sehón y a su tierra; comienza a tomar posesión de ella para que la heredes. RVR60

Toma posesiónEn la Biblia se nos habla mucho acerca de esperar en Dios.
Nunca se enfatiza esta lección lo suficiente. Con mucha facilidad nos impacientamos de la tardanza de Dios. Muchos de nuestros disgustos en la vida provienen de nuestras inquietudes y algunas veces del descuido o de la prisa.
No esperamos que madure el fruto, sino que insistimos en arrancarlo cuando está verde. No podemos esperar las respuestas a nuestras oraciones, aunque las cosas que pedimos requieren largos años para que se nos preparen. Se nos exhorta para que caminemos con Dios, pero a menudo Dios camina muy despacio, y muy frecuentemente Dios nos espera a nosotros.

Muchas veces dejamos de recibir la bendición que El nos tiene preparada, porque no vamos hacia adelante con El. De la misma manera que perdemos mucho bueno por no esperar a Dios, también perdemos mucho por esperar de más.
Hay ocasiones cuando nuestra fortaleza consiste en sentarnos calladamente, pero hay otras cuando debemos marchar con paso firme hacia adelante.

Hay muchas promesas Divinas que están condicionadasen que empecemos a realizar alguna acción por nuestra parte. Cuando empezamos a obedecer, Dios empieza a bendecirnos.
A Abraham le fueron prometidas grandes cosas, pero, ni una sola hubiese podido obtener esperando en Caldea. El tuvo que dejar casa, amigos, y país, salir por rumbos desconocidos y perseverar con obediencia inquebrantable con el fin de recibir las promesas.
A los diez leprosos se les dijo que se presentasen al sacerdote, y "cuando iban, fueron limpiados." Si hubiesen esperado para ver como venía a ellos la limpieza de su carne antes de marchar para ser limpios, entonces jamás la hubiesen visto. Dios esperaba para limpiarlos, y en el momento en que la fe de ellos empezó a obrar, recibieron la bendición.
Cuando los Israelitas fueron encerrados en el Mar Rojo por el ejército que los perseguía, se les ordenó "marchar hacia adelante". Su deber no era el continuar esperando por más tiempo, sino el levantarse de sus rodillas inclinadas y marchar de frente por el camino heróico de la fe. También se les pidió que mostrasen su fe en otra ocasión empezando su marcha por el Jordán, cuando el río rebosaba por sus orillas. Ellos tenían en sus manos la llave para abrir la puerta de la Tierra prometida, y la puerta no abriría su cerradura hasta que se acercasen a ella y la abriesen. Aquella llave era la fe.
Nosotros estamos determinados a luchar ciertas batallas. Decimos que nunca podemos ser vencedores, que nunca podemos conquistar estos enemigos, pero cuando empezamos la lucha, Uno viene y lucha por nosotros, y por medio de El somos más que vencedores. Si hubiésemos esperado con temblor y temor que vienese nuestra Ayuda antes de meternos en la batalla, entonces hubiésemos esperado en vano. Esto hubiese sido la espera en exceso de la incredulidad. Dios espera para sobre ti ricas bendiciones.
Marcha hacia adelante con valentía y confianza, y toma lo que es tuyo.
"Yo he empezado a dar, empieza a poseer"


| Abreviaturas de las diferentes Biblias utilizadas:

BAD, Biblia al Día;
BDLA, Biblia de las Américas;
DHH, Dios Habla Hoy;
NVI, Nueva Versión Internacional;
RVR60, Reina Valera 1960;
BLS
, Biblia en Lenguaje Sencillo;
PAR, Paráfrasis de diferentes versiones bíblicas;
TLA, Traducción en lenguaje actual. |


 Rss | Escríbenos | Categoría: Meditación de la Semana | Meditación nº: 112 |

Añadir a Mi Yahoo!Agregar a Google ReaderAgregar a netvibesSuscribirse a Bloglines

Si deseas recibir por correo electrónico las meditaciones semanales, solo tienes que introducir tu email en el siguiente recuadro:

Delivered by FeedBurner