Dios los hará perfectos .

Manantiales en el desierto.

 

1º PEDRO 5:10

Y después de que ustedes hayan sufrido un poco de tiempo, Dios mismo, el Dios de toda gracia que los llamó a su gloria eterna en Cristo, los restaurará y los hará fuertes, firmes y estables. NVI

Dios los hará perfectosAl entrar en una nueva relación con Cristo, primeramente debemos poseer la luz espiritual suficiente para convencer nuestra mente de que tenemos el derecho de permanecer en tal estado. La menor sombra de duda destruirá nuestra confianza.
Después de habernos dado cuenta de esto, debemos arriesgarnos, tener confianza, hacer nuestra elección y ocupar nuestro lugar tan definitivamente como el árbol plantado en el suelo, o como la novia que se entrega en el altar del casamiento. Debe uno tomar esta actitud, y entregarse una vez para siempre, sin reservas y sin volverse atrás.
Después hay un período de confirmación, afianzamiento y prueba durante el cual debemos de "permanecer firmes", hasta que el nuevo estado se fija de tal manera que llega a convertirse en un nuevo hábito.
Sucede exactamente lo mismo que cuando el médico compone un hueso quebrado. Él lo coloca una escayola (yeso) para evitar que se mueva. Así también Dios posee su escayola espiritual, la cual desea colocar a sus hijos para que permanezcan sin moverse hasta que hallan pasado por el primer estado de la fe.
Para nosotros no es siempre fácil el obrar, "pero el Dios de toda gracia, el cual nos ha llamado para su eterna gloria por medio de Jesucristo, después que habéis sufrido un poco, confirma, fortalece y os establece"

Tanto en el pecado como en la enfermedad existe una ley natural, y si nos dejamos llevar y sumergir en la dirección de las circunstancias, nos hundiremos bajo el poder del tentador. Pero hay otra ley de vida espiritual y vida física en Cristo Jesús, a la cual podemos elevarnos y por medio de la cual podemos contrarrestar y vencer la otra ley que trata de arruinarnos.
El hacer esto requiere verdadera energía espiritual, un propósito determinado y una disposición segura y un hábito de fe.
Hay una ley espiritual de elección, creencia, perseverancia y firme decisión en nuestro caminar con Dios, la cual es esencial para que el Espíritu Santo obre en nuestra santificación o sanidad.


| Abreviaturas de las diferentes Biblias utilizadas:

BAD, Biblia al Día;
BDLA, Biblia de las Américas;
DHH, Dios Habla Hoy;
NVI, Nueva Versión Internacional;
RVR60, Reina Valera 1960;
BLS
, Biblia en Lenguaje Sencillo;
PAR, Paráfrasis de diferentes versiones bíblicas;
TLA, Traducción en lenguaje actual. |


 Rss | Escríbenos | Categoría: Meditación de la Semana | Meditación nº: 113 |

Añadir a Mi Yahoo!Agregar a Google ReaderAgregar a netvibesSuscribirse a Bloglines

Si deseas recibir por correo electrónico las meditaciones semanales, solo tienes que introducir tu email en el siguiente recuadro:

Delivered by FeedBurner