Una tarea fundamental

2da. Semana de Julio de 2008

Predica la Palabra

2 TIMOTEO 4:1-8

Predica la Palabra

1 Te encarezco delante de Dios y del Señor Jesucristo, que juzgará a los vivos y a los muertos en su manifestación y en su reino,
2 que prediques la palabra; que instes a tiempo y fuera de tiempo; redarguye, reprende, exhorta con toda paciencia y doctrina.
3
Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias,
4
y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas.
5
Pero tú sé sobrio en todo, soporta las aflicciones, haz obra de evangelista, cumple tu ministerio.
6
Porque yo ya estoy para ser sacrificado, y el tiempo de mi partida está cercano.
7
He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe.
8 Por lo demás, me está guardada la corona de justicia, la cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no sólo a mí, sino también a todos los que aman su venida.

 

Tenemos una gran tarea que cumplir, ser los ayudantes de Dios en el proceso de salvación de aquellos que están perdidos. Por eso requerimos estar bien preparados y mantenernos en la forma necesaria. Pablo apunta cuatro recomendaciones:

tenemos que predicar la Palabra a tiempo y fuera de tiempoPrimero, sé sobrio en todo. Verifique cómo anda en su vida diaria. A veces nos enredamos en discusiones y conversaciones vanas, que solo distraen y hacer perder el tiempo. De allí la aseveración de Pablo, "he peleado la buena batalla" verso 7. Dedíquese a las buenas batallas, vale decir orar, ayunar, servir y amar a todos.

Segundo, soporta aflicciones. Ser creyentes no nos exime de las dificultades que pasan todos los seres humanos, sino que nos fortalece para esos momentos. Además, no dude que cuando usted se dedique a compartir las buenas nuevas siempre habrá oposición. Pero recuerde que más fuerte es el que está en nosotros que el que está en el mundo.

Tercero, haz obra de evangelista. En un mundo lleno de malas noticias tenemos la mejor noticia que ser humano alguno pueda escuchar. Por esa razón, usted tiene la tarea de predicar la Palabra de Dios en todo momento, "a tiempo y fuera de tiempo", sin perder el ánimo y sin desviarse de las enseñanzas del Señor (versos 2 y 3).

Cuarto, cumple tu ministerio. Usted ha sido dotado por Dios con los talentos y los dones necesarios para cumplir la tarea asignada. No necesita ser como otra persona para cumplir el propósito que Dios tiene para usted. Solo empiece con lo que tiene y donde está. Nuestro Padre le irá conduciendo mientras usted va sirviendo.

Recomendaciones prácticas

Tenemos una tarea fundamental. Solo tenemos que cumplirla con fidelidad; el Espíritu Santo se encarga de la parte difícil: redargüir de pecado, justicia y juicio a todo aquel que escucha la Palabra. Usted anime y ame. Ame como Jesús lo hace cada día con usted. Ni más, ni menos.

Ore por:

  • Ser un testimonio de Dios para su familia, sus amigos sus compañeros de trabajo y vecinos.
  • Una iglesia que hace que la vida cristiana sea una experiencia de amor, perdón y ayuda al débil.
  • Una nación que abre su corazón al mensaje de la Palabra y cuyas autoridades son tocadas para volver sus caminos a Dios.

| Escríbenos | Categoría: Meditación de la Semana | Meditación nº: 2 | Ir al siguiente tema »

| Abreviaturas de las diferentes Biblias utilizadas:

BAD, Biblia al Día;
BDLA, Biblia de las Américas;
DHH, Dios Habla Hoy;
NVI, Nueva Versión Internacional;
RVR60, Reina Valera 1960;
BLS
, Biblia en Lenguaje Sencillo y
PAR, Paráfrasis de diferentes versiones bíblicas.|