Por sus frutos le conocerán

1ra. Semana de Septiembre de 2008

 

MATEO 7:13-29

La puerta estrecha

13 Entrad por la puerta estrecha; porque ancha es la puerta, y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella;
14 porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan.    

Por sus frutos los conoceréis

15 Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces.
16 Por sus frutos los conoceréis. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos, o higos de los abrojos?
17 Así, todo buen árbol da buenos frutos, pero el árbol malo da frutos malos.
18 No puede el buen árbol dar malos frutos, ni el árbol malo dar frutos buenos.
19 Todo árbol que no da buen fruto, es cortado y echado en el fuego.
20 Así que, por sus frutos los conoceréis.

Nunca os conocí

21 No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos.
22 Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros?
23 Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad.

Los dos cimientos

24 Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace, le compararé a un hombre prudente, que edificó su casa sobre la roca. 25 Descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y golpearon contra aquella casa; y no cayó, porque estaba fundada sobre la roca.
26 Pero cualquiera que me oye estas palabras y no las hace, le compararé a un hombre insensato, que edificó su casa sobre la arena;
27 y descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y dieron con ímpetu contra aquella casa; y cayó, y fue grande su ruina.
28 Y cuando terminó Jesús estas palabras, la gente se admiraba de su doctrina;
29 porque les enseñaba como quien tiene autoridad, y no como los escribas.

 

 

por sus frutos le conoceránEste pasaje frecuentemente es causa de confusión para muchos porque aparentemente hay contradicción entre "frutos" versus "nunca os conocí". Para entender claramente esto, debemos primero conocer que hay dos tipos de frutos tanto en este pasaje como en toda la Biblia. Se trata del fruto espiritual y el fruto ministerial.

El primero, tiene que ver con el desarrollo del carácter, la madurez en nuestra vida espiritual personal y como reflejo de ello, el fruto del espíritu descrito en Gálatas 5. Este fruto tiene que ver directamente con la influencia real y genuina del Espíritu Santo sobre nuestras vidas y de cuánto le permitimos hacer en nosotros, como seres humanos, en nuestro diario vivir. En la medida que permitimos a Dios trabajar en nuestros corazones veremos reflejado el fruto espiritual que traerá bendición a nuestras vidas y a quienes nos rodean.

El segundo, es el fruto ministerial, tiene que ver con la fidelidad de Dios a Su Palabra y nuestra fe. A lo largo de la historia la iglesia, en diferentes tiempos y lugares, hemos podido ver que "grandes siervos de Dios" tuvieron que salir del ministerio por la puerta falsa, al ser descubiertos que estaban viviendo una doble vida, o estuvieron dividiendo a la iglesia. ¿Pero acaso no tenían grandes iglesias o tremendos ministerios? Sí, pero no habían desarrollado un buen fruto espiritual personal.

Jesús nunca dijo por sus ministerios los conoceréis o por sus dones los conoceréis o por el tamaño de sus iglesias los conoceréis o por la cantidad de ofrendas que dan los conoceréis. Él enfatizó que por sus frutos los conoceréis (fruto espiritual). La clave esta en el verso 23, ante el reclamo de los "grandes siervos de Dios" Jesús contestaría como lo hizo en su momento: "Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad". ¿Cómo es que Jesús nos conoce y llegamos a tener intimidad con Él? Leyendo Su Palabra podemos conocer Su voluntad. "Porque aquel que hace la voluntad del Padre y no sólo el que dice Señor, Señor entrará en el Reino de los Cielos".

 

Recomendaciones prácticas

Obviamente que el ideal de un siervo de Dios es llevar ambos tipos de fruto tanto espiritual como el ministerial. Y gracias a Dios por todos lo que hacen lo recto delante de Dios y de los hombres. ¿Ha sido usted tentado a llevar una doble vida? ¿Tiene algo que esconde de los demás? ¿Está su comunión con el Señor firme cada día?

Ore por:

  • Usted mismo, para que sus frutos espirituales vayan de la mano con sus frutos ministeriales.
  • La iglesia, para que sepa dar oportunidades de crecimiento ministerial y espiritual.
  • Que todos en el país, lleguen al arrepentimiento.

| Escríbenos | Categoría: Meditación de la Semana | Meditación nº: 10 | Ir al siguiente tema »


Si deseas recibir por correo electrónico las meditaciones semanales suscríbete introduciendo tu email en este sencillo formulario:

Delivered by FeedBurner