El cristianismo práctico

1ra. Semana de Diciembre de 2008

 

ROMANOS 12:9-21

9 El amor sea sin fingimiento. Aborreced lo malo, seguid lo bueno.
10 Amaos los unos a los otros con amor fraternal; en cuanto a honra, prefiriéndoos los unos a los otros.
11 En lo que requiere diligencia, no perezosos; fervientes en espíritu, sirviendo al Señor;
12 gozosos en la esperanza; sufridos en la tribulación; constantes en la oración;
13 compartiendo para las necesidades de los santos; practicando la hospitalidad.
14 Bendecid a los que os persiguen; bendecid, y no maldigáis.
15 Gozaos con los que se gozan; llorad con los que lloran.
16 Unánimes entre vosotros; no altivos, sino asociándoos con los humildes. No seáis sabios en vuestra propia opinión.
17 No paguéis a nadie mal por mal; procurad lo bueno delante de todos los hombres.
18 Si es posible, en cuanto dependa de vosotros, estad en paz con todos los hombres.
19 No os venguéis vosotros mismos, amados míos, sino dejad lugar a la ira de Dios; porque escrito está: Mía es la venganza, yo pagaré, dice el Señor.
20 Así que, si tu enemigo tuviere hambre, dale de comer; si tuviere sed, dale de beber; pues haciendo esto, ascuas de fuego amontonarás sobre su cabeza.
21 No seas vencido de lo malo, sino vence con el bien el mal. (RVR60)

 

Amar a todosEste pasaje nos muestra de manera práctica cómo servir al Señor en el Espíritu (1:9), habiendo ya renovado nuestras mentes y alcanzando domonio sobre vuestra carne. La primera manifestación del fruto producido en el creyente por andar en el espíritu es el amor de Dios. Dicho amor ya fue derramado en nuestro corazón por el Espíritu (5:5). Ahora debemos dejarlo fluir en nuestras relaciones interpersonales. El amor no hipócrita constituye el vínculo perfecto al relacionarnos con otros (Colosenses 3:14).

La justicia y rectitud que ahora forman parte de nuestro interior nos deben llevar a aborrecer lo malo y a seguir siempre lo bueno. El honrarnos y preferirnos unos a otros es el resultado de este cordial amor fraternal. Ya que hay mucho que hacer en el Reino de Dios, la pereza queda descartada y Dios nos llama a ser diligentes en todo lo que sea necesario. Siendo fervientes en el espíritu estaremos siempre por encima de los dictados de la naturaleza de pecado que está en nuestros miembros.

Siempre entusiastas y optimistas en nuestra perspectiva de la vida, pues tenemos una esperanza gloriosa que nos aguarda el día de la redención de nuestros cuerpos; firmes, consistentes y constantes a pesar de la oposición, orando sin cesar, teniendo nuestros corazones establecidos en la Palabra de Dios.

De espíritu generoso frente a las necesidades de nuestros hermanos y siendo hospitalarios. Bendiciendo, y nunca maldiciendo. Gozándonos con los que se gozan y sobrellevando las cargas los unos de los otros. Unánimes y no divididos; humildes, sencillos, no vengativos y buscando siempre lo correcto.

Nunca pagando mal por mal. Hay tres caminos que podemos escoger: el camino alto, tratando a los demás mejor de lo que nos tratan; el camino medio, tratando a los demás como ellos nos tratan; y el camino bajo, tratando a los demás peor de lo que nos tratan. Sigamos el camino alto y agrademos a Dios.

Hemos sido llamados a amar a los que no son amables con nosotros. Por lo tanto, hagamos el bien sin desmayar, particularmente a los de la familia de la fe y a nuestros enemigos.

La clave para vencer el mal es el bien. El bien tiene mayor poder sobre el mal. El mas es la perversión del bien; por lo tanto, la maldad es inferior que la bondad. El bien que habita en nosotros es mayor que el mal que mora en nuestros miembros.

 

 

Recomendaciones prácticas

¿Comprende usted la dinámica de una vida cristiana práctica vividad en el espíritu?. Medite en los encargos Divinos registrados en este pasaje. Haga una evaluación de cómo está tratando a los demás y haga los ajustes necesarios que son propios del caminar en amor. Deje que el fruto del espíritu sea mostrado en todas sus relaciones.

Ore por:

  • Nosotros, para que sirvamos a Dios en el espíritu.
  • La iglesia, para que perfeccione el fruto del amor cristiano.
  • El país, para que vea el Amor de Cristo manifestado por medio nuestro.
| Abreviaturas de las diferentes Biblias utilizadas:

BAD, Biblia al Día;
BDLA, Biblia de las Américas;
DHH, Dios Habla Hoy;
NVI, Nueva Versión Internacional;
RVR60, Reina Valera 1960;
BLS
, Biblia en Lenguaje Sencillo y
PAR, Paráfrasis de diferentes versiones bíblicas.|

 Rss | Escríbenos | Categoría: Meditación de la Semana | Meditación nº: 23 | Ir al siguiente tema »

Añadir a Mi Yahoo!Agregar a Google ReaderAgregar a netvibesSuscribirse a Bloglines

Si deseas recibir por correo electrónico las meditaciones semanales, solo tienes que introducir tu email en el siguiente recuadro:

Delivered by FeedBurner