Las pruebas abundarán, ¡declaren victoria!

1ra. Semana de Mayo de 2009

 

SALMOS 46:1-11

 

Dios es nuestro amparo y fortaleza
Al músico principal; de los hijos de Coré. Salmo sobre Alamot.
 

1 Dios es nuestro amparo y fortaleza, Nuestro pronto auxilio en las tribulaciones.

2 Por tanto, no temeremos, aunque la tierra sea removida, Y se traspasen los montes al corazón del mar;

3 Aunque bramen y se turben sus aguas, Y tiemblen los montes a causa de su braveza. Selah

4 Del río sus corrientes alegran la ciudad de Dios, El santuario de las moradas del Altísimo.

5 Dios está en medio de ella; no será conmovida. Dios la ayudará al clarear la mañana.

6 Bramaron las naciones, titubearon los reinos; Dio él su voz, se derritió la tierra.

7 Jehová de los ejércitos está con nosotros; Nuestro refugio es el Dios de Jacob. Selah

8 Venid, ved las obras de Jehová, Que ha puesto asolamientos en la tierra.

9 Que hace cesar las guerras hasta los fines de la tierra. Que quiebra el arco, corta la lanza, Y quema los carros en el fuego.

10 Estad quietos, y conoced que yo soy Dios; Seré exaltado entre las naciones; enaltecido seré en la tierra.

11 Jehová de los ejércitos está con nosotros; Nuestro refugio es el Dios de Jacob. Selah RVR60

 

pruebas en la vidaEn cuantas ocasiones, en medio de una prueba, para alimentar nuestra fe y poder seguir adelante, hemos repetido las palabras con las que inicia este salmo. Pero, ¿cuándo es que las hacemos nuestras?, ¿al iniciar el problema? o ¿como último recurso? ¿Nos afianzamos a las promesas de Dios de manera incondicional y firme? o ¿nos dejamos guiar por lo que vemos y sentimos?

Ante las malas noticias, diagnósticos médicos fulminantes, ante algún tipo de separación ante la decepción amorosa, el fracaso profesional, académico, financiero, comercial, etc.
¿Nos aferramos en verdad a Dios como nuestro seguro amparo?, ¿realmente nuestra fuerza interior la tomamos de Él?

Cuando nos dicen: "Todo va a estar bien" nos agrada oirlo, pero, sabemos que esto no es real. Jesús en el Evangelio de Juan 16:33 nos advierte: "En esta tierra les abundarán las pruebas y las tristezas, pero, no teman, porque yo he vencido al mundo"

El Dios que nos ofrece ser nuestro amparo y fortaleza en el Antiguo Testamento, es el mismo que en el Nuevo testamento dice ser el mismo "ayer, hoy y siempre".

Si estamos viviendo tiempos de pruebas y problemas difíciles, es tiempo de hacer de Dios "refugio y fortaleza". Y si ya pasamos por estos, también es tiempo de alentar y comprender a otros que están en el "ojo del huracán", con la infalible Palabra de Dios.

Cuando, en el pasaje, se habla de la ciudad de Dios, está describiendo Su propia presencia. No hay lugar geográfico en la tierra donde podamos habitar seguros, si no está Dios en medio, quien está allí como nuestro refugio seguro.

Muchas veces cuando enfrentamos a los gigantes, los ríos Jordan y desiertos de la vida, decidimos actuar con nuestras fuerzas y experiencias más que permitir que Dios sea nuesto socorro y pronto auxilio. Aquí en el vers. 10 la Escritura nos aconseja que cuando estemos pasando por alguna tribulación o ataque del enemigo lo mejor es estar quietos delante de Dios, reconociendo que nuesto Creador es más grande que nuestros problemas. "Y si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros" (Romanos 8:31). Nuestro tiempo con Dios nos ayuda a comenzar, cada día, reconociendo que tenemos un Dios grande y maravilloso quien ya nos dio victoria en este mundo.

 

Recomendaciones prácticas

Usted, aplica las promesas de protección y cuidado de parte de Dios al inicio de las pruebas. O las está dejando para hacerlo después de agotar sus propios recursos.

Escriba en una hoja, un testimonio reciente de sus vivencias con Dios como lo hace el salmista. Luego, si puede sáquele copias y comparte con otros este relato.

 

Ore por:

  • Que aun en medio de la más dura prueba, no olvidemos lo que Dios nos he prometido. Sobre todo Su presencia.
  • Que el la iglesia del Señor se enseñe, predique y comparta acerca de las múltiples e incontables promesas de Dios.
  • Que en el país se facilite el avance de la Palabra de Dios, (cárceles, centros de rehabilitación, hoteles, colegios, etc.)

 

| Abreviaturas de las diferentes Biblias utilizadas:

BAD, Biblia al Día;
BDLA, Biblia de las Américas;
DHH, Dios Habla Hoy;
NVI, Nueva Versión Internacional;
RVR60, Reina Valera 1960;
BLS
, Biblia en Lenguaje Sencillo y
PAR, Paráfrasis de diferentes versiones bíblicas.|

 Rss | Escríbenos | Categoría: Meditación de la Semana | Meditación nº: 45 | Ir al siguiente tema »

Añadir a Mi Yahoo!Agregar a Google ReaderAgregar a netvibesSuscribirse a Bloglines

Si deseas recibir por correo electrónico las meditaciones semanales, solo tienes que introducir tu email en el siguiente recuadro:

Delivered by FeedBurner