El mayordomo infiel

4ta. Semana de Mayo de 2009

 

LUCAS 16:1-13

 

Parábola del mayordomo infiel

1 Dijo también a sus discípulos: Había un hombre rico que tenía un mayordomo, y éste fue acusado ante él como disipador de sus bienes.

2 Entonces le llamó, y le dijo: ¿Qué es esto que oigo acerca de ti? Da cuenta de tu mayordomía, porque ya no podrás más ser mayordomo.

3 Entonces el mayordomo dijo para sí: ¿Qué haré? Porque mi amo me quita la mayordomía. Cavar, no puedo; mendigar, me da vergüenza.

4 Ya sé lo que haré para que cuando se me quite de la mayordomía, me reciban en sus casas.

5 Y llamando a cada uno de los deudores de su amo, dijo al primero: ¿Cuánto debes a mi amo?

6 Él dijo: Cien barriles de aceite. Y le dijo: Toma tu cuenta, siéntate pronto, y escribe cincuenta.

7 Después dijo a otro: Y tú, ¿cuánto debes? Y él dijo: Cien medidas de trigo. Él le dijo: Toma tu cuenta, y escribe ochenta.

8 Y alabó el amo al mayordomo malo por haber hecho sagazmente; porque los hijos de este siglo son más sagaces en el trato con sus semejantes que los hijos de luz.

9 Y yo os digo: Ganad amigos por medio de las riquezas injustas, para que cuando éstas falten, os reciban en las moradas eternas.

10 El que es fiel en lo muy poco, también en lo más es fiel; y el que en lo muy poco es injusto, también en lo más es injusto.

11 Pues si en las riquezas injustas no fuisteis fieles, ¿quién os confiará lo verdadero?

12 Y si en lo ajeno no fuisteis fieles, ¿quién os dará lo que es vuestro?

13 Ningún siervo puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o estimará al uno y menospreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas. RVR60

 

el mayordomo infielComo toda parábola, contiene una sola enseñanza central; de manera que si tratamos de buscar significado a cada detalle, llegaremos a conclusiones equivocadas.

Analizando la parábola, vemos que Jesús califica al mayordomo como malo (vers. 8); no aprueba su conducta, porque además de haber hecho una pésima gestión administrativa, al reducir fraudulentamente las deudas que le tenían, prácticamente había robado para obtener el favor de los deudores.

Lo que sí alaba el amo es la sagacidad de su mayordomo, quién sabiendo que iba a ser despedido con habilidad preparó su salida de manera de no quedar en la calle, sino que pudiera ser acogido por las personas beneficiadas por él. El comentario que hace el Señor es: "porque los hijos de este siglo son más sagaces en el trato con sus semejantes que los hijos de luz". No es que esté aprobando su proceder; solo está haciendo ver un hecho: los no cristianos son usualmente más inteligentes y prácticos para obtener beneficios en el mundo con los métodos del mundo, que los cristianos en la vida cristiana con los métodos cristianos.

Por eso, exhorta a sus discípulos a ser sagaces también; usando las "riquezas injustas" para preparar su camino a las moradas eternas. Y llama riquezas injustas al dinero porque muchos lo consiguen por medios injustos, y porque corrompe con mucha facilidad.

Exhorta a sus discípulos a no dilapidar el dinero propio como hizo el hijo pródigo, ni el ajeno como el mayordomo infiel, sino a usar el dinero para cosas trascendentes - entre las cuales estan el evangelismo y las misiones - haciendo lo cual muchos pueden ser salvos y llegar al cielo. En esto consiste una buena mayordomía de las cosas materiales, que Dios espera para poder confiarnos las espirituales: "el que es fiel en lo poco, también en lo más es fiel; y el que en lo muy poco es injusto, también en lo más es injusto. Pues si en las riquezas injustas no fuisteis fieles, quién os confiará lo verdadero".

Y Jesús da una razón fundamental para su enseñanza: "ningún siervo puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o estimará a uno y menospreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas". Y como dice Lucas 12:34 porque donde está vuestro tesoro allí estará también vuestro corazón.

 

Recomendaciones prácticas

Esta parábola nos exhorta a ser diligentes y fieles en el manejo de las cosas materiales, para que el Señor nos pueda confiar sus dones para fines espirituales. Cuanto damos para la obra del Señor. Es un buen indicador de nuestra mayordomía y de nuestra fidelidad para con Dios. Y no olvide que: es bueno poseer dinero y no que el dinero lo posea a usted.

 

Ore por:

  • Fidelidad en nuestra mayordomía y servicio al Señor.
  • Muchos mayordomos fieles que puedan aportar para la obra del Señor.
  • Que muchos empresarios, aún sin conocer al Señor aporten para ayudas sociales.

 

| Abreviaturas de las diferentes Biblias utilizadas:

BAD, Biblia al Día;
BDLA, Biblia de las Américas;
DHH, Dios Habla Hoy;
NVI, Nueva Versión Internacional;
RVR60, Reina Valera 1960;
BLS
, Biblia en Lenguaje Sencillo y
PAR, Paráfrasis de diferentes versiones bíblicas.|

 Rss | Escríbenos | Categoría: Meditación de la Semana | Meditación nº: 48 | Ir al siguiente tema »

Añadir a Mi Yahoo!Agregar a Google ReaderAgregar a netvibesSuscribirse a Bloglines

Si deseas recibir por correo electrónico las meditaciones semanales, solo tienes que introducir tu email en el siguiente recuadro:

Delivered by FeedBurner