No somos nuestro dueño

2da. Semana de Junio de 2009

 

SALMOS 49:12-20

 

12 Mas el hombre no permanecerá en honra;
Es semejante a las bestias que perecen.

13 Este su camino es locura;
Con todo, sus descendientes se complacen en el dicho de ellos. Selah

14 Como a rebaños que son conducidos al Seol,
La muerte los pastoreará,
Y los rectos se enseñorearán de ellos por la mañana;
Se consumirá su buen parecer, y el Seol será su morada.

15 Pero Dios redimirá mi vida del poder del Seol,
Porque él me tomará consigo. Selah

16 No temas cuando se enriquece alguno,
Cuando aumenta la gloria de su casa;

17 Porque cuando muera no llevará nada,
Ni descenderá tras él su gloria.

18 Aunque mientras viva, llame dichosa a su alma,
Y sea loado cuando prospere,

19 Entrará en la generación de sus padres,
Y nunca más verá la luz.

20 El hombre que está en honra y no entiende,
Semejante es a las bestias que perecen. RVR60

 

No somos nuestro dueñoLa segunda parte de este salmo, es acerca de la muerte. Un tema que muchos quieren evitar hablar y aun pensar. Sin embargo, el salmista lo enfrenta de forma clara y precisa. Todos, seres humanos y animales han de morir, por esto es necesario que nos preparemos para el desenlace siguiendo el ejemplo del salmista, teniendo la plena confianza que el Señor "Redimirá nuestra alma del poder de la muerte" y esto, gracias al sacrificio de Cristo en la cruz del Calvario a nuestro favor.

Podemos pensar en "cómo" nos vamos a morir, pero si somos negligentes con nuestro cuerpo físico, aceleraremos ese paso. Si hacemos una mala administración de la salud y la fuerza, los resultados serán nocivos. Recordemos que nuestro cuerpo es "Templo del Espíritu Santo" y que Él mora en nosotros. Y que no somos dueños de nosotros mismo, pues Él nos compró con Su sangre.

El segundo tema de interés que tomo el salmista, es acerca de los bienes materiales y lo que pasa con ellos después de morir, el apóstol Pablo dice en su carta a Timoteo, que: "Después de todo, nada trajimos a este mundo y nada podremos llevarnos al morir", así como la advertencia de no poner la esperanza en las riquezas.
Recuerde, que el dinero es un buen siervo, pero un mal amo.

 

Recomendaciones prácticas

Reflexione con la siguiente pregunta: ¿me estoy preparando para el encuentro eterno con Dios? No se trata de ser fatalista, sino de hacer un examen ante Dios para poner en orden cada área de nuestra vida. La segunda pregunta es: ¿qué lugar ocupa el dinero o los bienes materiales en mi vida?

 

Ore por:

  • Que usted disfrute la vida con la intesidad que Dios quiere que lo haga.
  • Que la iglesia se enseñe a estar preparados para todo.
  • El país, para que le rinda culto al Dios de la vida.

 

| Abreviaturas de las diferentes Biblias utilizadas:

BAD, Biblia al Día;
BDLA, Biblia de las Américas;
DHH, Dios Habla Hoy;
NVI, Nueva Versión Internacional;
RVR60, Reina Valera 1960;
BLS
, Biblia en Lenguaje Sencillo y
PAR, Paráfrasis de diferentes versiones bíblicas.|

 Rss | Escríbenos | Categoría: Meditación de la Semana | Meditación nº: 50 | Ir al siguiente tema »

Añadir a Mi Yahoo!Agregar a Google ReaderAgregar a netvibesSuscribirse a Bloglines

Si deseas recibir por correo electrónico las meditaciones semanales, solo tienes que introducir tu email en el siguiente recuadro:

Delivered by FeedBurner