La solemnidad de los votos

1ra. Semana de Julio de 2009

 

NÚMEROS 30:1-16

 

Ley de los votos
 

1 Habló Moisés a los príncipes de las tribus de los hijos de Israel, diciendo: Esto es lo que Jehová ha mandado.

 

2 Cuando alguno hiciere voto a Jehová, o hiciere juramento ligando su alma con obligación, no quebrantará su palabra; hará conforme a todo lo que salió de su boca.

 

3 Mas la mujer, cuando hiciere voto a Jehová, y se ligare con obligación en casa de su padre, en su juventud;

 

4 si su padre oyere su voto, y la obligación con que ligó su alma, y su padre callare a ello, todos los votos de ella serán firmes, y toda obligación con que hubiere ligado su alma, firme será.

 

5 Mas si su padre le vedare el día que oyere todos sus votos y sus obligaciones con que ella hubiere ligado su alma, no serán firmes; y Jehová la perdonará, por cuanto su padre se lo vedó.

 

6 Pero si fuere casada e hiciere votos, o pronunciare de sus labios cosa con que obligue su alma;

 

7 si su marido lo oyere, y cuando lo oyere callare a ello, los votos de ella serán firmes, y la obligación con que ligó su alma, firme será.

 

8 Pero si cuando su marido lo oyó, le vedó, entonces el voto que ella hizo, y lo que pronunció de sus labios con que ligó su alma, será nulo; y Jehová la perdonará.

 

9 Pero todo voto de viuda o repudiada, con que ligare su alma, será firme.

 

10 Y si hubiere hecho voto en casa de su marido, y hubiere ligado su alma con obligación de juramento,

 

11 si su marido oyó, y calló a ello y no le vedó, entonces todos sus votos serán firmes, y toda obligación con que hubiere ligado su alma, firme será.

 

12 Mas si su marido los anuló el día que los oyó, todo lo que salió de sus labios cuanto a sus votos, y cuanto a la obligación de su alma, será nulo; su marido los anuló, y Jehová la perdonará.

 

13 Todo voto, y todo juramento obligándose a afligir el alma, su marido lo confirmará, o su marido lo anulará.

 

14 Pero si su marido callare a ello de día en día, entonces confirmó todos sus votos, y todas las obligaciones que están sobre ella; los confirmó, por cuanto calló a ello el día que lo oyó.

 

15 Mas si los anulare después de haberlos oído, entonces él llevará el pecado de ella.

 

16 Estas son las ordenanzas que Jehová mandó a Moisés entre el varón y su mujer, y entre el padre y su hija durante su juventud en casa de su padre. RVR60

 

En el pasaje de esta semana, la instrucción de Dios establece dos principios con relación a los votos.Promesas

El primer principio es general: debemos respetar nuestra palabra empeñada. Si las promesas hechas a otra persona deben ser cumplidas fielmente, mucho más cuando las promesas son hechas a Dios. Este es un principio en armonía con muchos otros textos como Deuteronomio 23:21, Proverbios 6:1-2, Santiago 5:12, etc.

El segundo principio es particular; y tiene que ver con personas bajo autoridad, como las hijas y esposas. Una hija menor en la casa paterna está bajo autoridad paterna; una esposa está bajo autoridad protectora del esposo. Por lo tanto, es responsabilidad de éstos cuidar que los votos que ellas puedan hacer no sean perjudiciales para sus vidas ni contradigan la enseñanza de la Palabra de Dios. Si vetan dichos votos al momento de ser hechos, ellas quedan libres de toda obligación y Dios perdona su incumplimiento. Pero si ellos callan, entonces los votos sí las obligan.

Dios nunca contradice, y si ha establecido un orden de autoridad en las relaciones humanas, ningún voto hecho a él puede ir contra otra de sus normas. Es otroa muestra de sabiduría y justicia de Dios.

Tengamos en cuenta que, como cristianos, estamos en una situación diferente a la del pueblo de Israel. Ya no estamos sujetos a la ley, sino a la libertad del Espíritu y cada día vamos creciendo en nuestro conocimiento espirtual. Por lo tanto, más que obligarnos por un voto a hacer ciertas cosas o abstenernos de otras en nuestro servicio a Dios, debemos ir creciendo en nuestra obediencia a la Palabra revelada y a la dirección del Espíritu Santo, y en el servicio libre y gozoso al Señor.

 

Recomendaciones prácticas

Nuestra palabra, nuestra fidelidad a promesas o votos, dice mucho de nuestro caracter. Por lo tanto, como cristianos, debemos ser personas de palabra, y mucho más cuando se trata de promesas hechas a Dios, públicas o privadas.

 

Ore por:

  • Sabiduría y prudencia en las promesas que hagamos, y fidelidad en su cumplimiento.
  • Una iglesia sincera en su adoración y servicio a Dios.
  • Que la verdad reemplace a la mentira en la vida política de la nación.

 

| Abreviaturas de las diferentes Biblias utilizadas:

BAD, Biblia al Día;
BDLA, Biblia de las Américas;
DHH, Dios Habla Hoy;
NVI, Nueva Versión Internacional;
RVR60, Reina Valera 1960;
BLS
, Biblia en Lenguaje Sencillo y
PAR, Paráfrasis de diferentes versiones bíblicas.|



Deuteronomio 23:21
Cuando haces voto a Jehová tu Dios, no tardes en pagarlo; porque ciertamente lo demandará Jehová tu Dios de ti, y sería pecado en ti.

Proverbios 6:1-2
1 Hijo mío, si salieres fiador por tu amigo,
    Si has empeñado tu palabra a un extraño,    
2 Te has enlazado con las palabras de tu boca,
    Y has quedado preso en los dichos de tus labios.

Santiago 5:12
12 Pero sobre todo, hermanos míos, no juréis, ni por el cielo, ni por la tierra, ni por ningún otro juramento; sino que vuestro sí sea sí, y vuestro no sea no, para que no caigáis en condenación.


 Rss | Escríbenos | Categoría: Meditación de la Semana | Meditación nº: 53 | Ir al siguiente tema »

Añadir a Mi Yahoo!Agregar a Google ReaderAgregar a netvibesSuscribirse a Bloglines

Si deseas recibir por correo electrónico las meditaciones semanales, solo tienes que introducir tu email en el siguiente recuadro:

Delivered by FeedBurner