Pecados Grandes y Pecados Pequeños

2da. Semana de Julio de 2009

 

AMÓS 6:1-14

 

1 ¡Ay de los que viven tranquilos en Sión y de los que viven confiados en el monte de Samaria!
    ¡Ay de los notables de la nación más importante, a quienes acude el pueblo de Israel!

2 Pasen a Calné y obsérvenla; vayan de allí a Jamat la grande, bajen luego a Gat de los filisteos.
¿Acaso son ustedes superiores a estos reinos, o es más grande su territorio que el de ustedes?

3 Ustedes creen alejar el día de la desgracia, pero están acercando el imperio de la violencia.

4 Ustedes que se acuestan en camas incrustadas de marfil y se arrellanan en divanes; que comen corderos selectos y terneros engordados;

5 que, a la manera de David, improvisan canciones al son de la cítara e inventan instrumentos musicales;

6 que beben vino en tazones y se perfuman con las esencias más finas sin afligirse por la ruina de José,

7 marcharán a la cabeza de los desterrados, y así terminará el banquete de los holgazanes.

8 El Señor omnipotente jura por sí mismo; esto afirma el Señor Dios Todopoderoso: «Yo detesto la arrogancia de Jacob; yo aborrezco sus fortalezas; por eso entregaré la ciudad al enemigo, con todo lo que hay en ella.»

9 Sucederá que si en una casa quedan diez hombres con vida, todos morirán.

10 Y cuando vengan a la casa para levantar los cadáveres y quemarlos, algún pariente le preguntará a otro que ande en la casa: «¿Queda alguien más contigo?» Y aquél le responderá: «No.» Entonces le dirá: «¡Cállate! No vayamos a mencionar el nombre del Señor.»

11 Mira, el Señor da la orden de golpear la casa grande hasta hacerla añicos y de hacer trizas la casa pequeña.

12 ¿Acaso galopan los caballos por las rocas o se ara en éstas con bueyes? Pero ustedes han convertido el derecho en veneno,
y en amargura el fruto de la justicia.

13 Ustedes se regocijan por la conquista de Lo Debar y agregan: «¿No fue con nuestras propias fuerzas como nos apoderamos de Carnayin?»

14 «Por tanto, pueblo de Israel, voy a levantar contra ti a una nación que te oprimirá desde Lebó Jamat hasta el torrente del Arabá», afirma el Señor, el Dios Todopoderoso. NVI

 

No existen pecados grandes y pequeñosLa mayoría de la gente tiene una lista de pecados clasificados por tamaño y color. Pecados grandes y pequeños, pecados blancos y negros. Así que tenemos cuidado de no cometer aquellos que parecen más graves. La visión de Dios en este aspecto no es la misma. Lo que para usted o para mí puede ser blanco, pequeño o insignificante, para Él puede ser sumamente grave. Eso es lo que refleja este pasaje del libro de Amós en particular.

Algunas ciudades hermanas habían sido tomadas cautivas; había gente sumida en la pobreza y desesperanza. Mientras tanto, el pueblo vivía un tiempo de bonanza; los negocios florecían, aparentemente las cosas iban bien. El pecado de Israel había crecido y se había agravado grandemente. Vivían religiosamente, pero sin importarles el menosprecio a los demás, la opresión al pobre, la arrogancia, la avaricia y el materialismo. A Israel no le importaba el dolor de sus hermanos lo suficientemente como para hacer algo.

Pero, ¿Pertenece ese pecado de Israel solamente a la época del profeta Amós?

En realidad parecería que Amós estuviera hablando aquí y ahora, a nuestra generación y en nuestro tiempo. Tal vez usted no robe a nadie, o no mate a nadie, y quizás piense que no hace mal a nadie, mas la indiferencia, la arrogancia y el menosprecio no son pecados ajenos a nuestra realidad.
Casi no sentimos el dolor de los demás. ¡Nos hemos acostumbrado!
Estamos tan concentrados en nuestro propio mundo, en lo que necesitamos, que no sentimos el dolor de nuestros hermanos. El corazón de Dios, en cambio, se aflige por los más necesitados, por los pequeños, por lo insignificantes y se ofende por la indiferencia y la arrogancia.

La ciudad de Debar a la que Amós se refiere, no era importante para Israel. Era un pequeño poblado, pero Dios estaba interesado en ella, como lo está en cada persona, pueblo o nación por pequeña e insignificante que parezca. Definitivamente nuestras listas de pecados y de virtudes no son iguales a las de Dios.

Para el Señor, la indiferencia es muy grave, y la misericordia muy importante.

 

Recomendaciones prácticas

Piense por un momento, ¿está ignorando la necesidad de aquellos que lo rodean?
Abra hoy sus ojos y mire la necesidad de otros. Busque a alguien y aunque parezca muy pequeño a sus ojos, haga algo por él o ella.

Recuerde que Jesús nos mostró el corazón del Padre cuando miraba a las multitudes "con compasión, como ovejas que no tienen pastor". De la misma manera, cada uno de nosotros es llamado a mostrar el mundo, el corazón de Jesús.

 

Ore por:

  • Para tener un corazón sensible ante las necesidades de otros.
  • Para que las iglesias reflejen el corazón de Dios.
  • Para que aquellos que están en la autoridad trabajen pensando en los más pobres y pequeños del país.

 

| Abreviaturas de las diferentes Biblias utilizadas:

BAD, Biblia al Día;
BDLA, Biblia de las Américas;
DHH, Dios Habla Hoy;
NVI, Nueva Versión Internacional;
RVR60, Reina Valera 1960;
BLS
, Biblia en Lenguaje Sencillo y
PAR, Paráfrasis de diferentes versiones bíblicas.|


 Rss | Escríbenos | Categoría: Meditación de la Semana | Meditación nº: 54 | Ir al siguiente tema »

Añadir a Mi Yahoo!Agregar a Google ReaderAgregar a netvibesSuscribirse a Bloglines

Si deseas recibir por correo electrónico las meditaciones semanales, solo tienes que introducir tu email en el siguiente recuadro:

Delivered by FeedBurner