Una casa dividida contra sí misma

3ra. Semana de Julio de 2009

 

LUCAS 11:14-28

 

Una casa dividida contra sí misma

14 Estaba Jesús echando fuera un demonio, que era mudo; y aconteció que salido el demonio, el mudo habló; y la gente se maravilló.

15 Pero algunos de ellos decían: Por Beelzebú, príncipe de los demonios, echa fuera los demonios.

16 Otros, para tentarle, le pedían señal del cielo.

17 Mas él, conociendo los pensamientos de ellos, les dijo: Todo reino dividido contra sí mismo, es asolado; y una casa dividida contra sí misma, cae.

18 Y si también Satanás está dividido contra sí mismo, ¿cómo permanecerá su reino? ya que decís que por Beelzebú echo yo fuera los demonios.

19 Pues si yo echo fuera los demonios por Beelzebú, ¿vuestros hijos por quién los echan? Por tanto, ellos serán vuestros jueces.

20 Mas si por el dedo de Dios echo yo fuera los demonios, ciertamente el reino de Dios ha llegado a vosotros.

21 Cuando el hombre fuerte armado guarda su palacio, en paz está lo que posee.

22 Pero cuando viene otro más fuerte que él y le vence, le quita todas sus armas en que confiaba, y reparte el botín.

23 El que no es conmigo, contra mí es; y el que conmigo no recoge, desparrama.

   

El espíritu inmundo que vuelve

24 Cuando el espíritu inmundo sale del hombre, anda por lugares secos, buscando reposo; y no hallándolo, dice: Volveré a mi casa de donde salí.

25 Y cuando llega, la halla barrida y adornada.

26 Entonces va, y toma otros siete espíritus peores que él; y entrados, moran allí; y el postrer estado de aquel hombre viene a ser peor que el primero.

   

Los que en verdad son bienaventurados

27 Mientras él decía estas cosas, una mujer de entre la multitud levantó la voz y le dijo: Bienaventurado el vientre que te trajo, y los senos que mamaste.

28 Y él dijo: Antes bienaventurados los que oyen la palabra de Dios, y la guardan. RVR60

 

A medida que pasan los días, el odio de los dirigentes religiosos se va haciendo más encarnizado. Ahora emisarios suyos siguen a Jesús adondequiera que va, buscando maneras de acusarlo.
Sería increíble el incidente en el pasaje de hoy, si no fuera porque hasta nuestros días vemos cómo el envidia inspira maldades increíbles para frenar el éxito de otros.

Jesús acababa de sanar a un mudo, echando fuera el demonio que lo tenía en ese estado, para asombro y alegría de todos los del pueblo. Pero algunos comienzan a decir que Jesús echaba fuera demonios ¡en el poder del mismo diablo! Y otros le pedían señal del cielo. No nos extrañe esto, porque seguramente es lo que sucedería si el Señor hiciera hoy los milagros que hizo en su tiempo, sanando enfermos, resucitando muertos, liberando endemoniados, etc.División, rotura

Así puede ser el corazón del hombre cuando no quiere creer en Dios. No es un problema de incapacidad intelectual para ver a Dios en la inmensidad del universo, en la maravilla de la vida y en los milagros concretos hechos en el nombre de Jesús. Es un problema de rebeldía del corazón, que no quiere reconocer su pecado, humillarse para pedir y recibir en perdón de Dios, y someterse al señorío de Jesús en su vida.

Jesús refuta a sus acusadores con argumentos contundentes, y de paso nos da una gran lección sobre la indispensable unidad que debe existir en la iglesia: "Todo reino dividido contra sí mismo, es asolado; y una casa dividida contra sí misma, cae". Verdad enorme que es el secreto para la victoria de la iglesia en la guerra espirtual que libra contra "principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes" Efesios 6:12.

El diablo trata de debilitar a la iglesia dividiéndola; pues tenemos que contrarrestarlo con mansedumbre, humildad y amor.

Finalmente, Jesús enseña algo muy importante: Si una persona ha sido liberada de alguna opresión demoníaca, es como la casa de la historia que ha sido barrida y adornada, pero que tiene que ser llena del Espíritu Santo y la Palabra de Dios; pues de lo contrario, el demonio que salió tratará de volver, y aun puede hacerlo acompañado de otros espíritus peores que él. Por ello la exhortación de Pablo: "No os enbriaguéis con vino, en lo cual hay disolución, antes bien sed llenos del Espíritu"...¡Amén!

 

Recomendaciones prácticas

Una familia dividida causa sufrimiento y dolor a sus miembros, y traumas en los hijos. Una iglesia dividida detiene su crecimiento, se debilita espiritualmente, pierde influencia en la sociedad y, sobre todo, causa dolor al corazón de Dios. Por ello, vale la pena hacer todos los esfuerzos posibles para fortalecer la unidad de la iglesia.

 

Ore por:

  • Que el Espíritu Santo nos dé amor y gracia para ser instrumentos de paz y unidad en dondequiera que vayamos.
  • Que todos los miembros de la iglesia sean "solícitos en guardar la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz". Efesios 4:3
  • Que en nuestra nación cesen las discriminaciones raciales, religiosas, sociales y de todo tipo.

 

| Abreviaturas de las diferentes Biblias utilizadas:

BAD, Biblia al Día;
BDLA, Biblia de las Américas;
DHH, Dios Habla Hoy;
NVI, Nueva Versión Internacional;
RVR60, Reina Valera 1960;
BLS
, Biblia en Lenguaje Sencillo y
PAR, Paráfrasis de diferentes versiones bíblicas.|


 Rss | Escríbenos | Categoría: Meditación de la Semana | Meditación nº: 55 | Ir al siguiente tema »

Añadir a Mi Yahoo!Agregar a Google ReaderAgregar a netvibesSuscribirse a Bloglines

Si deseas recibir por correo electrónico las meditaciones semanales, solo tienes que introducir tu email en el siguiente recuadro:

Delivered by FeedBurner