¿Enfrentando una crisis?

2da. Semana de Diciembre de 2009

 

ISAÍAS 37:14-29


14 Y tomó Ezequías las cartas de mano de los embajadores, y las leyó; y subió a la casa de Jehová, y las extendió delante de Jehová.

15 Entonces Ezequías oró a Jehová, diciendo:

16 Jehová de los ejércitos, Dios de Israel, que moras entre los querubines, sólo tú eres Dios de todos los reinos de la tierra; tú hiciste los cielos y la tierra.

17 Inclina, oh Jehová, tu oído, y oye; abre, oh Jehová, tus ojos, y mira; y oye todas las palabras de Senaquerib, que ha enviado a blasfemar al Dios viviente.

18 Ciertamente, oh Jehová, los reyes de Asiria destruyeron todas las tierras y sus comarcas,

19 y entregaron los dioses de ellos al fuego; porque no eran dioses, sino obra de manos de hombre, madera y piedra; por eso los destruyeron.

20 Ahora pues, Jehová Dios nuestro, líbranos de su mano, para que todos los reinos de la tierra conozcan que sólo tú eres Jehová.

21 Entonces Isaías hijo de Amoz envió a decir a Ezequías: Así ha dicho Jehová Dios de Israel: Acerca de lo que me rogaste sobre Senaquerib rey de Asiria,

22 estas son las palabras que Jehová habló contra él: La virgen hija de Sion te menosprecia, te escarnece; detrás de ti mueve su cabeza la hija de Jerusalén.

23 ¿A quién vituperaste, y a quién blasfemaste? ¿Contra quién has alzado tu voz, y levantado tus ojos en alto? Contra el Santo de Israel.

24 Por mano de tus siervos has vituperado al Señor, y dijiste: Con la multitud de mis carros subiré a las alturas de los montes, a las laderas del Líbano; cortaré sus altos cedros, sus cipreses escogidos; llegaré hasta sus más elevadas cumbres, al bosque de sus feraces campos.

25 Yo cavé, y bebí las aguas, y con las pisadas de mis pies secaré todos los ríos de Egipto.

26 ¿No has oído decir que desde tiempos antiguos yo lo hice, que desde los días de la antigüedad lo tengo ideado? Y ahora lo he hecho venir, y tú serás para reducir las ciudades fortificadas a montones de escombros.

27 Sus moradores fueron de corto poder; fueron acobardados y confusos, fueron como hierba del campo y hortaliza verde, como heno de los terrados, que antes de sazón se seca.

28 He conocido tu condición, tu salida y tu entrada, y tu furor contra mí.

29 Porque contra mí te airaste, y tu arrogancia ha subido a mis oídos; pondré, pues, mi garfio en tu nariz, y mi freno en tus labios, y te haré volver por el camino por donde viniste. RVR60

 

¿Enfrentando una crisis?Ezequías enfrentaba una de las crisis más graves de su vida. Después de haber confiado en Egipto vanamente, se dio cuenta que era inútil. En medio de esos acontecimientos buscó en desesperación y magnificó a Dios por encima de la adversidad que enfrentaba. Sabía que ninguna mano humana lo podía sacar de tal situación y recurrió al único que lo podía librar. Aprendamos hoy de la reacción de Ezequías al dirigirse a Dios y presentar su causa.

Los afanes de la vida suelen enredarnos en la batalla de nuestros pensamientos erróneos, centrándonos en la adversidad o en lo malo, olvidando todas las promesas y bendiciones de nuestro Padre. Sin duda que la vida está matizada de buenos y malos momentos. Pero debemos recordar que en todo tiempo Dios nos está enviando señales seguras. Solo debemos recordarlas y declararlas con todo nuestro corazón. Dios es fiel para cumplirlas.

Dios lo ha prometido y lo cumplirá. Descanse en Él, busque socorro de Él. Nuestro Padre hará retroceder al malo y sus asechanzas, haciendo que todo se vuelva a nuestro favor. ¿Se quedó sin trabajo? ¿la enfermedad está afectando su cuerpo? ¿le falta fe?

Sea lo que fuere lo que enfrenta, recuerde un asunto básico: siempre lleve primero su causa a Dios. Acérquese a Él en oración, ruego, súplica y derrámese en su presencia, porque jamás dejará sin protección al que se humilla ni lo dejará en quebranto. Luego verá como Dios alinea todos los acontecimientos en su favor. Verifíquelo en la declaración de Jesús en Mateo 11:28 "Venid a mí todos los que estáis trabajados y cansados, y yo os haré descansar".

Tal vez crea que hizo algo terrible y que eso descalifica a cualquiera. Recuerde que usted se puede hacercar con confianza a Dios por la preciosa sangre de Cristo y no por como ha vivido ayer. De tal manera que en el momento que usted se acerca a la presencia de Dios, usted no debe temer porque Él cubrió nuestros pecados con la sangre de Cristo y lo sacó de su vida para siempre. Él lo está viendo a través de Jesucristo, su amado Hijo y lo ha perdonado y lo acepta en este mismo momento. No trate de buscar otras soluciones que parecen rápidas y fáciles. No huya a Egipto.

 

Recomendaciones prácticas

Comience la semana con una declaración de fe. Él es fiel para cumplir todo lo que ha declarado a favor de nosotros en su palabra. Somos sus hijos y Él cumplirá lo que prometió. Mantenga la actitud de obediencia y confianza en todo lo que Él le dice. Dios hará lo que parece imposible de realizar para usted. ¡Avance en victoria!

Ore por:

  • Desarrollar una relación íntima con Dios para aumentar nuestra confianza en Él y sus promesas.
  • Una iglesia que declara la palabra de Dios y en obediencia confía que el Señor está obrando en medio de su pueblo.
  • El desarrollo de nuestra nación en base a vivir los principios que la palabra de Dios enseña.

 

| Abreviaturas de las diferentes Biblias utilizadas:

BAD, Biblia al Día;
BDLA, Biblia de las Américas;
DHH, Dios Habla Hoy;
NVI, Nueva Versión Internacional;
RVR60, Reina Valera 1960;
BLS
, Biblia en Lenguaje Sencillo y
PAR, Paráfrasis de diferentes versiones bíblicas.|

 Rss | Escríbenos | Categoría: Meditación de la Semana | Meditación nº: 76 | Ir al siguiente tema »

Añadir a Mi Yahoo!Agregar a Google ReaderAgregar a netvibesSuscribirse a Bloglines

Si deseas recibir por correo electrónico las meditaciones semanales, solo tienes que introducir tu email en el siguiente recuadro:

Delivered by FeedBurner