Deshágase de la religiosidad

3ra. Semana de Marzo de 2010

 

ISAÍAS 1:10-20

 

Llamamiento al arrepentimiento verdadero

10 Príncipes de Sodoma, oíd la palabra de Jehová; escuchad la ley de nuestro Dios, pueblo de Gomorra.

11 ¿Para qué me sirve, dice Jehová, la multitud de vuestros sacrificios? Hastiado estoy de holocaustos de carneros y de sebo de animales gordos; no quiero sangre de bueyes, ni de ovejas, ni de machos cabríos.

12 ¿Quién demanda esto de vuestras manos, cuando venís a presentaros delante de mí para hollar mis atrios?

13 No me traigáis más vana ofrenda; el incienso me es abominación; luna nueva y día de reposo, el convocar asambleas, no lo puedo sufrir; son iniquidad vuestras fiestas solemnes.

14 Vuestras lunas nuevas y vuestras fiestas solemnes las tiene aborrecidas mi alma; me son gravosas; cansado estoy de soportarlas.

15 Cuando extendáis vuestras manos, yo esconderé de vosotros mis ojos; asimismo cuando multipliquéis la oración, yo no oiré; llenas están de sangre vuestras manos.

16 Lavaos y limpiaos; quitad la iniquidad de vuestras obras de delante de mis ojos; dejad de hacer lo malo;

17 aprended a hacer el bien; buscad el juicio, restituid al agraviado, haced justicia al huérfano, amparad a la viuda.

18 Venid luego, dice Jehová, y estemos a cuenta: si vuestros pecados fueren como la grana, como la nieve serán emblanquecidos; si fueren rojos como el carmesí, vendrán a ser como blanca lana.

19 Si quisiereis y oyereis, comeréis el bien de la tierra;

20 si no quisiereis y fuereis rebeldes, seréis consumidos a espada; porque la boca de Jehová lo ha dicho. RVR60

 

Deshágase de toda religiosidadEn este pasaje encontramos dos vertientes fundamentales para poder despojarnos de la vana religiosidad. En los versículos diez a quince se denuncia la religiosidad de Judá y más adelante, en los versículos dieciséis al veinte encontraremos los principios que nos muestran cómo este pueblo y nosotros en la actualidad podemos despojarnos de ella y adquirir un nuevo estilo de vida que agrade a Dios y nos ayude a cumplir con nuestra misión.

Muchos de nosotros hemos crecido con hábitos que han impedido una adecuada relación personal con Dios. ¿Por qué voy a la iglesia?, ¿por qué oro?, ¿por qué levanto mis manos?, ¿por qué canto?, etc.

No es que estas prácticas sean equivocadas, lo que se pretende señalar es la actitud con las que solemos llevarlas a cabo. Judá ya había caído en esta actitud y Dios les señala que la religiosidad sin obediencia destruye y lastima Su gloria. Es que la religiosidad no honra a Dios y por eso mismo Él la rechaza.

Como podemos ver, Dios desecha la religiosidad. Usted y yo tenemos la oportunidad de enmendarla, si esa es también nuestra experiencia. Ruego detenerse en el versículo dieciocho. Es maravilloso ver su amor, su perdón reflejado Su gracia expresada en la cruz del calvario por amor a usted y a mí.

La Palabra nos afirma que Dios tienen poder para perdonar nuestros pecados, pensamientos y hábitos que nos inducen a una vana religiosidad y nos impiden honrarle y obedecerle.

Es responsabilidad suya y mía aceptar y creer en el sacrificio que Jesús hizo en la cruz del calvario y que nuestras vidas cambien para alabanza y gloria de Su nombre.

 

Recomendaciones prácticas

Dios desecha la religiosidad sin obediencia. Debiéramos, entonces, hacernos las siguientes dos preguntas:

¿cuál será nuestra actitud al asistir el próximo domingo a la iglesia?

¿Cuál será nuestra obediencia a Dios? Recuerde que todo lo que hagamos debe honrar a Dios.

Ore por:

  • Que usted sea una persona que obedece a Dios.
  • Que en nuestras iglesias desaparezca toda religiosidad que no agrada a Dios.
  • Que en Iberoamérica se dasarraigue todo hábito religioso que no honre el nombre de Jesús.

| Abreviaturas de las diferentes Biblias utilizadas:

BAD, Biblia al Día;
BDLA, Biblia de las Américas;
DHH, Dios Habla Hoy;
NVI, Nueva Versión Internacional;
RVR60, Reina Valera 1960;
BLS
, Biblia en Lenguaje Sencillo y
PAR, Paráfrasis de diferentes versiones bíblicas.|

 Rss | Escríbenos | Categoría: Meditación de la Semana | Meditación nº: 89 | Ir al siguiente tema »

Añadir a Mi Yahoo!Agregar a Google ReaderAgregar a netvibesSuscribirse a Bloglines

Si deseas recibir por correo electrónico las meditaciones semanales, solo tienes que introducir tu email en el siguiente recuadro:

Delivered by FeedBurner